Top Stories

Joe Biden tomará posesión en la ceremonia más atípica de las últimas décadas

El equipo de campaña de Joe Biden sugirió al presidente electo un acto mucho más austero celebrado en interior y con menos personas, pero el demócrata se negó a romper con la tradición de celebrar la inauguración en el exterior implementada por Andrew Jackson en 1865.

Sin embargo, durante la ceremonia no habrá el tradicional desfile por la Constitution Avenue ni habrá público en la explanada del National Mall debido a la situación de la pandemia. En su lugar, los organizadores han instalado 200.000 banderas estadounidenses.

Las medidas de seguridad serán extremas

Una ceremonia de toma de posesión suele ser un evento en el que habitualmente se concentran grandes esfuerzos para resguardar la seguridad del presidente y de los invitados al tratarse de un evento al aire libre, pero este año Washington D. C. ha visto un despliegue histórico de fuerzas de la Guardia Nacional debido a la alta división política en Estados Unidos.

El país quiere evitar imágenes como las que vio el mundo el pasado 6 de enero, cuando el Capitolio fue asaltado por radicales simpatizantes del mandatario saliente Donald Trump, justo después de que el republicano diese un encendido discurso contra lo que, sin pruebas, consideró un fraude electoral que dio la victoria a Joe Biden.

El Capitolio fue asaltado por cientos de personas, muchas de ellas armadas que, sin prácticamente oposición de las fuerzas de seguridad, pusieron en serio riesgo la vida de legisladores y políticos del país. Tras horas de caos en la capital estadounidense, el balance fue de cinco víctimas mortales y un choque jamás visto en la democracia estadounidense.

Se estima que más de 20.000 soldados de la Guardia Nacional defenderán el complejo del Capitolio junto a varios miles de policías locales, el FBI y hasta el Servicio Secreto. Las medidas de seguridad se están extremando también ante posibles ataques internos y se está examinando a todos los soldados que estarán desplegados para proteger la ceremonia.

Más de 20.000 soldados de la Guardia Nacional se encargarán de proteger la seguridad del evento y evitar incidentes.
Más de 20.000 soldados de la Guardia Nacional se encargarán de proteger la seguridad del evento y evitar incidentes. © Andrew Kelly / Reuters

Uno de los grandes desafíos que afrontará la Administración Biden, además de la pandemia, es la polarización extrema en su país. Esta división ha llevado también a que Donald Trump sea el primer presidente desde 1869 que no asista a la ceremonia de su sucesor. Quienes sí estarán serán los exmandatarios Bill Clinton, George Bush y Barack Obama. Jimmy Carter, de 96 años, ha decidido rechazar por primera vez la invitación debido a su avanzada edad y al riesgo que ello conlleva por la pandemia.

También estará presente el vicepresidente saliente de Estados Unidos Mike Pence, protagonista durante las últimas semanas debido a las diferencias que ha mantenido con Trump, a quien decidió dejar de seguir en el juego de la protesta contra un supuesto fraude electoral que nunca fue comprobado.

Una ceremonia prácticamente virtual

Las protagonistas musicales de la ceremonia serán Lady Gaga y Jennifer López. Gaga será la encargada de cantar el himno nacional estadounidense durante la ceremonia y López tomará parte en la actuación musical del evento.

Además de esto, durante la toma de posesión se llevará a cabo un programa de televisión presentado por el actor Tom Hanks que se emitirá por las principales cadenas del país y por redes sociales. Solo la cadena Fox, una de las principales defensoras de la campaña de Trump, ha rechazado emitir este evento.

El acceso a las zonas principales que rodean al Capitolio estará prácticamente restringido debido a la pandemia y la seguridad.
El acceso a las zonas principales que rodean al Capitolio estará prácticamente restringido debido a la pandemia y la seguridad. © Susan Walsh / AP

El programa es una sustitución de las celebraciones que habitualmente se dan en persona y también contará con las actuaciones de Bon Jovi, Justin Timberlake y Demi Lobato.

Las celebraciones tras las victorias de los demócratas suelen contar con artistas de mayor nombre internacional debido al gran apoyo que goza el partido entre la industria cultural y musical. Varias fuentes señalaron los problemas que tuvo Donald Trump para contratar a artistas en 2017, ya que algunos como Elton John o Kiss le rechazaron.

La toma de juramento de Joe Biden este 20 de enero será histórica por sus múltiples condiciones y contexto político, por lo que el mundo la seguirá expectante.

Con AP y medios locales

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button